Arty Latino Ediciones              [email protected]             artylatino.com.ar
Se sabe: para los argentinos el fútbol es mucho más que un deporte. Atenta entonces a esa relevancia no sólo nacional, sino internacional, la colección “Fútbol” de Arty Latino recrea en sus libros momentos inolvidables de un juego que no se agota en la cancha. Entre la destreza y la pasión, flipbooks para coleccionar.
Carlitos
OTRO DÍA HISTÓRICO PARA EL FÚTBOL ARGENTINO. ALEMANIA 2006.
El “grupo de la muerte” tiene un fantasma: Serbia y Montenegro. Sin embargo, la selección nacional juega y se la juega. Dos goles de “Maxi” Rodríguez, los antológicos “veinticinco toques” para que defina Cambiasso y el gol de Crespo: 4 a 0. Pero todavía falta. A los ochenta y tres minutos “Carlitos” Tévez amaga, tira caño y torea: 5 a 0. Garra y lujo. Messi cierra con un contundente 6 a 0. El fútbol argentino seduce una vez más al mundo entero.

Maxigol
LA ARGENTINA O MÉXICO: UNO SE VA DE ALEMANIA 2006. HAY QUE PASAR A
los cuartos de final, el partido se acaba y ambos equipos empatan 1 a 1. Llega el alargue, y los nervios que cortan el aire.
La Argentina es más; quiere pero no puede. Sin embargo, “Maxi” Rodríguez hizo lo que había que hacer: le pone el pecho a la pelota, la baja y la clava en un ángulo. Un gol de película, de esos que se dan muy cada tanto. Lo que sigue, puro grito.


Román
MÁS QUE UNA JUGADA, UN BALLET. Román despliega su arsenal de magia y lo saca a bailar a Yepes en los cuartos de final de la Copa Libertadores de América de 2000. Una muestra de dominio de la pelota que excede al fútbol: la pisa, levanta la cabeza, amaga, gira, la pisa de nuevo… Arte en la cancha. River que no puede, y tres a cero con el mítico gol de Palermo sobre la hora. Boca explota, la cancha entera aplaude de pie una jugada para seguir cuadro a cuadro.


El León
EL "LEÓN" ESTÁ SUELTO Y VA POR MÁS. Es el Campeonato Apertura 2006 y no falta mucho para que termine el partido. Estudiantes y Boca igualan uno a uno. Las cartas parecen estar echadas y los xeneizes, que se sentían campeones, tiemblan: ahí está agazapado Mariano Pavone. "Sombrero" al arquero y cabezazo al arco. Maña y garra, una jugada imparable. Media ciudad de La Plata ruge y delira: Estudiantes se consagra campeón.

O Rei
"O REI" TODAVÍA NO LO ERA, PERO MUCHO NO LE FALTABA. Tenía apenas diecisiete años, y Suecia 1958 era su debut en una Copa del Mundo con dos goles -entre muchos- que marcarían a fuego su carrera. El primero, contra Gales en una jugada que ya lo pinta como un fuera de serie. El segundo, en la final misma y contra los dueños de casa. Casualidad o no: dos "sombreros" en un mismo campeonato. Pelé se llevó la copa a Brasil y se puso la corona. El mito había nacido.

El gol de Cárdenas
TENGO LA CONVICCIÓN DE QUE FUE A UN FANA DE RÁCING al que se le ocurrió el presagio de que un mal día el zapatazo del Chango Cárdenas iba a pegar en el travesaño, se iría desviado o lo atajaría el arquero escocés. Para desmentirlo, estamos yo, que ese 4 de noviembre de 1967 en Montevideo le pedí al 9 que probara al arco y éste libro que en ciento sesenta imágenes vuelve a probarnos que estamos frente a una obra de arte futbolística de intensa belleza. Académicos: disfrutemos de esta alegría a vuelta de hoja. Carlos Ulanovsky


La Pulga
SI LIONEL MESSI HA REVOLUCIONADO EL FÚTBOL DE ESTA ha sido por haber inventado un individualismo nuevo. En las figuras del pasado el individualismo era una prestación al equipo. En cambio, Messi es casi un tenista. Este gol convertido frente a México tiene una característica insólita: la altura a la que se eleva la pelota. Como si jugara a otro juego -que se juega solo-, la nueva estrella del fútbol mundial nos dice con la punta del botín que la ley de gravedad es una superstición de Newton. Juan José Becerra

Ver Video